Algo más que un curso de verano

06 de junio, 2018 - General - -

¡Hola, amigos de la danza!

Se nota en el ambiente, asomas la cabeza por la ventana, y ves ese sol tan propio de Valencia, y piensas: ¡ya casi estamos en verano! Por que seamos sinceros, la primavera está muy bien, pero lo que realmente nos gusta es el veranito, porque con él llega lo que más ansiamos... Las vacaciones.

Las vacaciones, son palabras mayores, con ella llegan algunos de los mayores placeres de la vida, la playa (o la montaña) las terracitas de los bares o el poder apagar el despertador durante una buena temporada y dejar los horarios aparcados.  Y es que el invierno ha sido muy largo, y llevamos muchos meses esperando y deseando el descanso.

Y es que ya se huele el verano, comenzamos a lucir más piel, se empiezan a ver las terrazas más llenas de lo habitual, y pensamos: ya queda menos.

Pero no todo son buenas previsiones, para los que tienen niños se produce el dilema de todos los veranos, los niños acaban el día 22 y los mayores no empezamos las vacaciones hasta un mes después. Hay que pensar un plan, y rápido, que el tiempo se nos echa encima, y mientras piensas esto un escalofrío te recorre la espalda. Tu cabeza empieza a funcionar rápidamente y piensas en ellos, en los abuelos.

Los abuelos, benditos y socorridos abuelos, y los cursos de verano, se convierten en la solución más recurrida ante la necesidad.

Y aquí es donde yo quiero llegar, a los cursos de verano. Porque entre las múltiples opciones de las que disponéis, y seamos sinceros hay cursos para volverse loco, quiero romper una lanza, por todos aquellos que nos esforzamos en que estos cursos sean algo más que un lugar "donde mandar a los niños". Qué deseamos que el curso de verano se convierta en un lugar donde aprender, disfrutar y sobre todo hacer amigos.

Por eso, por tercer año consecutivo hemos organizado el SUMMER DANCE CAMP, con dos claras intenciones; dar a conocer el mundo de la danza a todos aquellos niños que están interesados en conocerla, y bien porqué en invierno no disponen de tiempo, o bien, porqué las academias de danza les parecen lugares demasiado serios y les produce respeto, no han podido acercarse a ella. Y en segundo lugar para todos aquellos iniciados en la danza, y que quieren aprovechar el verano para perfeccionarse.

Y como el mundo de la danza es muy amplio, y tenemos mucho tiempo, tendremos diferentes talleres, de coreografía, improvisación, interpretación, maquillaje, caracterización, de nutrición, de preparación física. Un gran número y variado para que niños de 5 a 20 años, estén entretenidos mientras aprenden.

Este año como novedad tenemos los talleres de Danza Coreográfica, de Filosofía y Seguridad en Redes Sociales. La idea es darles toda una serie de conocimientos que les sean útiles si van a continuar con los estudios de danza, y si nunca antes han estado en contacto con este mundo, lo conozcan y descubran lo amplio y maravilloso que es.

Por supuesto no olvidamos que son niños y que necesitan jugar, así que tenemos preparados unos juegos en el jardín para que puedan dar rienda a lo mejor de la infancia: los juegos y los amigos.

El principal motivo de los cursos de verano, es (o debería ser) es conseguir que los niños lo pasen bien, se relacionen y lleguen a casa cansados con una gran sonrisa y un montón de cosas que contar.

Cuando pienso en ello, me viene a la mente una frase de la película Stand by me ; Nunca he vuelto a tener amigos como los que tuve cuando tenía doce años, Dios mío ¿los tiene alguien?” .

Os voy a dejar un enlace con nuestra página web, en donde encontraréis toda la información sobre el SUMMER DANCE CAMP, como horarios y precios, por si os interesa para vuestros vástagos. https://www.laduncanianadanza.com/

Y hasta aquí, por esta semana, me despido hasta el próximo post, y tranquilos los cursos duran tres semanas.

Mónica Montañana

 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 7 =

Últimas entradas

Categorías