Escuela de Arte | Isabel Guirao

27 de marzo, 2019 - Arte - Comentarios -

escuela arte

Hola, amigos de la danza,

hace unos meses os hablamos del nuevo proyecto que La Duncaniana había puesto en marcha, comenzó con el nombre de Duncanianart para pasar a llamarse Escuela de Arte Isabel Guirao, en un primer post https://www.laduncanianadanza.com/blog/crea-arte-monograficos-de-arte, os contamos todo lo que teníamos planeado, y ahora quiero contaros la experiencia de llevarlo a cabo.

En primer lugar, hemos encontrado nuestro espacio, no un aula sino una parte de la escuela que es una casa de 1872 que nos permite que todo nuestro material este siempre colocado a alcance, y no hay que montar y desmontar cada vez. Es un Taller de arte, como el de los grandes artistas, un lugar propio que no se usa para nada más. Disponemos de un jardín, un privilegio en la ciudad, un jardín con césped, lleno de plantas y de bodegones reales, nuestro limonero, nuestro olivo, las calas, alocasias, lo que permite que los alumnos puedan salir a pintar con luz natural, aprovechando esa luz mediterránea, esa luz única.  Y para rematarlo contamos con la inestimable ayuda de algunas de las bailarinas que posan para los artistas, modelos que son un privilegio, pues los bailarines son grandes controladores del movimiento, además al tener los músculos definidos permiten que puedan copiar esos detalles que de otra forma sería prácticamente imposible. Modelos con los trajes de repertorio, van a poder pintar a Coppelia, a Esmeralda, Raimonda variedad y belleza.

 Luz natural y modelos, es todo un lujo, alcance de la mano. Arte al aire libre.

En la clase del sábado por la mañana de la Escuela de Arte, por el perfil del alumnado, de forma natural y espontanea, aunque guiada por nuestra profesora Isabel ha surgido temas de reflexión que han facilitado el desarrollo de un pensamiento crítico, que no es otra cosa que desarrollar la opinión propia de los alumnos. De forma que cada sábado planteábamos un tema y divagábamos sobre lo planteado. He de decir que el hecho de poder salir a la terraza hace que estemos relajados, que se pierda un poco la sensación de estar en clase, y se da una imprimación de grupo de amigos haciendo lo que hacen los amigos disfrutar y charlar. Es algo especial, se ha creado un micro mundo entre los alumnos, la mayor parte de ellos adolescentes.

Comencé, como experiencia personal a acudir a las clases con mi hija, y me di cuenta que era una forma de conectar de forma diferente con una preadolescente, al estar trabajando al mismo tiempo en diferentes obras, los canales de comunicación se abren de una forma natural, disfrutando al hacer algo juntas, es compartir unos momentos en los que los niños están totalmente relajados.

Pero no es solo mi experiencia, Victoria, que es arquitecta, también acude con su hijo Niko, como actividad conjunta, para hacer algo nuevo con él.  Ha resultado una experiencia tan enriquecedora, que hemos pensado en realizar unos talleres de “Arte en Familia”, para que los padres que lo deseen puedan acudir a clase con sus hijos con la intención de abrir una vía de comunicación y compartir una afición común.

Más adelante os daré fechas sobre “Arte en Familia” para que podáis acudir, y comprobar que es una gran experiencia. Tengo muchas más cosas que contaros sobre algunos proyectos de la Escuela de Arte Isabel Guirao, pero lo dejo para otro día.

Me despido hasta el próximo post.

Mónica Montañana.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + 8 =
Ver anterior
Últimas entradas
Categorías